post top

jueves, 9 de enero de 2020

"EN SAN JUAN NO PODÍAMOS HACER MÁS"

Alejandro Flores, baterista y representante de Omega, la banda de cuarteto de la zona de Cuyo, contó el motivo de su exilio en la provincia de Córdoba. "No nos fuimos de agrandados. Nos fuimos para seguir creciendo", explicó, en conversación con Cumbia de la Pura. 




Ocurre que la banda, nacida en la ciudad de San Juan, decidió afincarse en Córdoba. Una iniciativa llevada a cabo con la intención de expandirse.

"Fue una decisión muy difícil. Pero estamos convencidos de que el grupo gusta y va a funcionar", deseó.

Quizás por eso, su último disco, lanzado en 2018, se titula Llegamos para quedarnos.


#LlegamosParaQuedarnos es el último disco lanzado por Omega, la banda de cuarteto nacida en San Juan, que se instaló en la provincia de Córdoba.


La conquista de nuevos mercados fue el factor que impulsó la apuesta.

"Sabíamos que en San Juan no se podía hacer más, porque es una provincia chica. En cambio, en lugares como Buenos Aires o Córdoba se puede crecer; es una locura, no tiene techo", comparó Flores.

El músico consideró que debían ampliar el territorio. Y que el público acompañó la decisión. 

"Eso lo entendió la gente. No nos fuimos de agrandados. Nos fuimos para seguir creciendo".

"En San Juan hicimos un show despedida; tocamos tres horas y no paramos de llorar. Todos creían que no volvíamos más. Pero una vez por mes vamos a actuar, con los bailes llenos", detalló el artista.




Omega es un conjunto creado en 2010 por los hermanos Alejandro y Hugo Flores. Mientras que el primero se encarga de la percusión y los contratos, el segundo se desempeña como vocalista.

La agrupación, que celebra 10 años de trayectoria, inició su carrera bajo el nombre de Los Fugitivos. Una marca que duró muy poco tiempo.

"Teníamos que registrar el nombre y me vine para Buenos Aires. Pero ya existía. Entonces lo llamé a mi hermano a San Juan. Y me dio tres opciones, entre las que estaba Omega. Nos gustó la palabra; buscábamos que fuese corta y pegadiza", recordó Alejandro.

El título posee un origen griego.

"Leímos en un libro que significa "el principio de algo grande", detalló.


El logotipo de Omega, un término de origen griego. "Leímos en un libro que significa "el principio de algo grande", reveló Alejandro Flores, percusionista de la banda cuartetera.


De esta manera, los hermanos Flores iniciaron un nuevo camino en la música de cuarteto. Y conocieron a Diego Ribba, que en ese momento era tecladista de Trulalá.

"Él nos involucró para hacernos profesionales. Nos dijo que si queríamos grabar un disco a nivel nacional, nos daba la oportunidad en Córdoba", memoró.

En poco tiempo, Ribba se tranformó en asesor de la agrupación.

"Nunca habíamos tenido a alguien que nos dijera qué hacer, con su gusto, visión y experiencia en el género. Nos empezó a guiar con los bailes. Y nos dio la oportunidad de grabar con Ale Ceberio, con Trula, con ADN. Luego grabamos con Yuthiel de Banda XXI", dijo Flores.

Se refiere a los duetos que Omega realizó junto a los cantantes Alejandro Ceberio e Iván Pedraza, ex vocalistas de Trulalá. También, a Voy a beber, la canción grabada junto a Yuthiel Pérez Mondeja, ex voz de la Banda XXI.


Un momento en la grabación del tema Voy a beber, donde Hugo Flores, vocalista de Omega, grabó junto a Yuthiel, exvocalista de Banda XXI. Kuarteto.com


En la última década, el conjunto editó 6 discos.

"Los lanzamos a nivel nacional. Y se empezó a trabajar de manera profesional", detalló Flores.

Un punto alto en la historia de la banda fue la grabación del videoclip de La mariposa, una melodía incluida en el disco Nuestro momento, lanzado en 2016. Para la pieza audiovisual, Omega contó con la actuación de la modelo María del Mar Cuello Molar.


Alejandro Flores, baterista y representante de Omega, junto a Luis Galletti, exvocalista de la banda, posan con la bandera de Cumbia de la Pura y representan el cuarteto cuyano.


Estos movimientos son los que provocaron la simpatía del público cuyano. Al principio, los cuarteteros y cuarteteras, no sentían apego hacia Omega.

"En San Juan, en los primeros años, el público no se convencía. Nosotros armábamos la misma instrumentación y puesta en escena que un grupo como Trulalá. Pero nos costaba. En ese entonces, no teníamos la madurez de ahora y sentíamos un poco de recelo con la gente, que no nos apoyaba".

No obstante, esta relación se modificó con el transcurso de los años.

"Si bien nunca realizamos una crítica, nos taparon la boca. Pasó el tiempo y la gente se acostumbró. Nunca había habido grupos grandes, con vientos, que actuaran toda la noche. Nosotros logramos que la gente vaya al baile, pague la entrada y consuma la música de Omega. Eso fue de a poco", analizó Flores.

"También cambiamos la mentalidad del empresario, que estaba acostumbrado a traer un grupo de Córdoba y que actuara toda la noche. Mientras que a nosotros nos hacían tocar 40 minutos, porque decían que eramos de acá a la vuelta. Y que la gente se aburría. Luchábamos contra todo", puntualizó.

Escuchá la nota completa acá:



La entrevista fue realizada en octubre de 2016 y emitida al aire en la tarde del sábado 26 de noviembre del mismo año.

1 comentario:

Archivo del Blog