post top

martes, 5 de febrero de 2019

"LE DIMOS UN VALOR AGREGADO AL CUARTETO"

El vocalista dominicano, Carlos Sánchez, más conocido como Jean Carlos, explicó los pormenores de su invención: la fusión entre el merengue y el tunga tunga. "Quise hacer algo diferente, que la gente se sorprenda", declaró, en conversación con Cumbia de la Pura.




Su historia artística comenzó en 1984, en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana. El cantante tenía 13 años cuando se sumó al grupo Power.

A partir de allí deambuló por diferentes conjuntos, como La Dinámica, La Dominican Band, Elvis Montilla y el grupo Leña.

Hasta que le acercaron una propuesta para trabajar en Argentina. Y la consideró una oportunidad para ayudar a sus seres queridos.   

"Vengo de una familia de 15 hermanos. Y algo tenía que hacer por ellos. No pensé tanto en mí. Mi idea era salir del país y que me vaya bien. No fue fácil", expresó.


Jean Carlos es un artista que fusionó dos ritmos y creó un nuevo género. "Todo está en la capacidad, el interés y el riesgo", declaró. Y posó con la bandera de Cumbia de la Pura, un programa arriesgado.


De esta manera, Jean Carlos aterrizó en la ciudad de Córdoba, en 1990, junto a otros dominicanos. Habían sido contratados por Ángel "El Negro" Videla, ex líder de Chébere, para integrar un conjunto tropical.

La intención fue un conjunto donde el merengue tuviera protagonismo. Y los centroamericanos bailaran, hicieran coros y tocaran la percusión. Pero la formación duró solo un año.

En consecuencia, el artista armó su propio emprendimiento, junto a otros tres compatriotas: Rataplan. Una banda con una marcada expresión corporal, ritmos e instrumentos caribeños, como la güira y la tambora. El grupo duró tres años. El público cordobés no lo recibió con tanto entusiasmo.

"Cuando formamos Rataplan estábamos muy adelantados a la época. Lo mismo le pasó al Negro Videla cuando hizo el proyecto", analizó Jean Carlos.

Después de aquella experiencia, el vocalista fue contratado por Daniel Reyna, más conocido como Sebastián, para que lo acompañe en la banda.




Sin embargo, luego de un año, se sumó a Trulalá y colocó su voz en el registro de tres materiales discográficos.

"Todo eso fue una transición para aprender la base del cuarteto", observó. 

"Sebastián fue para mí un maestro. Y con Trulalá aprendí el mercado, el gusto de los cordobeses. Entonces, cuando salí como solista, no fue tan difícil llegar a ese gusto. Porque ya venía con un camino recorrido", explicó el artista.

"No se dio de la noche a la mañana. Una cosa es estar escudado detrás de una orquesta y otra cosa es salir como solista a remarla", puntualizó.


La portada del primer material discográfico de Jean Carlos, en calidad de solista. Como yo los amo fue publicado en 1996.


En efecto, el 13 de abril de 1996, el dominicano se lanzó con su propio nombre artístico: Jean Carlos.

"Muchos artistas salían de las orquestas donde estaban y seguían haciendo lo mismo. Yo no quise cometer ese error, quise hacer algo diferente, que la gente se sorprenda", agregó.

Con la intención de crear un producto novedoso, el cantante encontró patrones rítmicos similares, entre la música de Córdoba y la de Santo Domingo.

"El cuarteto tenía la característica del piano, bajo, violín y acordeón. Y con el tiempo fue cambiando. El merengue comenzó con una verdulera, un bajo y una tambora. Pero se fueron agregando instrumentos como trompetas, saxofones y tumbadoras", describió.


El merenteto, invención de Jean Carlos, fue retratado en Sigo El Ritmo, la serie definitiva sobre los ritmos tropicales de la Argentina, que cuenta con la conducción de Lucho Rombolá, líder de Cumbia de la Pura.


Así nació el merenteto, una mezcla de sonidos tradicionales. 

"Es una fusión del merengue con el cuarteto. Lo que hicimos fue darle un valor agregado. Le pusimos coreografía, la percusión típica del merengue como la güira, la tambora y la tumbadora. Y el mambo, que son los saxos", detalló.

La nueva corriente musical se transformó en un fenómeno. Con un sonido mucho más tropical y un movimiento corporal intenso, varios conjuntos se sumaron a la tendencia.

"Puse dos coristas, dos bailarines y comencé yo mismo a hacer coreografías. Traje también a mi hermano, Nolberto Alkalá. Después, otros grupos empezaron a incursionar y poner más cantantes a que bailen y canten", se diferenció Jean Carlos.

"Cuando fusioné el merengue con el cuarteto decían que no iba a caminar, no iba a andar. Creo que se puede fusionar y hacer cosas. Todo está en la capacidad, el interés y el riesgo. Hay algunos artistas que no quieren arriesgar", sentenció.

Escuchá la entrevista completa acá:



La entrevista fue realizada en Córdoba en abril de 2018 y emitida al aire en la tarde del viernes 22 de junio del mismo año.

3 comentarios:

Archivo del Blog