post top

miércoles, 12 de julio de 2017

"ME ENAMORÓ SU PERSONALIDAD"

Patricia Pacheco, ex pareja del cuartetero Rodrigo Bueno, contó los aspectos del artista que la sedujeron. "Era muy extrovertido y sincero en sus actos", declaró en el aire de Cumbia de la Pura, al cumplirse 17 años del fallecimiento del Potro.





En un nuevo aniversario trágico, Pacheco expresó su nostalgia.

"Se lo extraña. Todos los días encuentro esa falta. Lo necesito. Lo único que me deja tranquila es saber que pudo hacer realidad su sueño y llevó el cuarteto a los corazones y oídos de todas las personas", confesó.    

Patricia se animó a repasar su historia. Y contó que su relación con el mundo de la bailanta surgió antes de conocerlo a Rodrigo. 

"Un día, en la parada del colectivo, había unas chicas que gritaban. Yo soy re chusma y me acerqué. Estaban enloquecidas por los músicos de Montana y no se animaban a decirles lo que sentían. Entonces me metí a hacer de intermediaria. Pero me gustó uno de los chicos a mí también y nos besamos un par de veces. Así me hice amiga de las chicas, empezamos a corretear juntas y a conocer el ambiente tropical", recordó. 


En mayo de 1996, Patricia Pacheco conoció a Rodrigo y se enamoró. Fue el mismo año en que salió al mercado Lo mejor del amor, el gran hit del Potro.


Hasta que en mayo de 1996, conoció al amor de su vida. Fue en el frente de un canal de televisión que emitía un programa dedicado a la música tropical. Allí había ido de recorrida con sus amigas.

"Rodrigo estaba en un barcito, al lado de Crónica. Le decía cosas a una chica, pero al mismo tiempo me miraba el culo. Lo descubrí y empezamos a encontrarnos las miradas. Entonces le hice un chiste y se rió. Empezamos a hablar. Le pregunté cual era su signo. Me dijo: "Géminis". Y yo le respondí que estaba re loco. Nos dimos los teléfonos y a la noche me llamó. Nos encontramos y quedamos pegados para siempre", relató.

Patricia se fascinó por el cantante de cuarteto.

"Era muy extrovertido y sincero en sus actos. Me enamoró su personalidad. Y su lucha con la música. Era apasionante cómo le dedicaba la vida a sus sueños", observó.

Bueno y Pacheco comenzaron a vivir juntos al poco tiempo. Y a proyectar una familia.

"Me había dicho que quería que sea la madre de su hijo. Nos habíamos re enamorado", aseguró. 

Hasta que en medio de una gira por las provincias de Misiones, San Juan, Mendoza y Tucumán, El Potro adivinó que iba a ser papá. El artista, además de cantar cuarteto, leía el futuro.

"Me empezó a decir: "Estás embarazada". Y empezó a festejar; estaba feliz. Yo pensé que estaba re loco. Y cuando llegamos a Buenos Aires me hice el test", manifestó.


Un recuerdo de 1998, cuando Rodrigo recibió el disco de platino por su material titulado Cuarteteando. El cantante se abraza a su hijo Ramiro, de apenas un año de edad. Patricia Pacheco posa muy seria para la cámara.


Patricia confirmó que llevaba un niño en su vientre. Y el vocalista sugirió llamarlo Nazareno

"Fue el único nombre que me había dicho", memoró.

Pero a los ocho meses y medio de embarazo, la pareja entró en conflicto. Y Patricia abandonó el hogar.

"Intuía que andaba con otras mujeres. Era una pesadilla y no podía aguantar la situación. Yo estaba dolida. Ya había amagado dos veces con irme. Por eso tuve sola a mi hijo", explicó.

En consecuencia, sola en el hospital, la madre eligió otro nombre para su primogénito.

"Le puse Ramiro. Me pareció un nombre de guerrero. Sentí que le iba a dar fuerza y vida", detalló.

Con el tiempo, Patricia y Rodrigo volvieron a estar juntos. Pero después de varias idas y vueltas, arreglos y peleas, los alejó la separación.

A partir de allí, el vocalista conoció a otras mujeres y se puso en pareja. En efecto, al momento de su muerte, estaba de novio con Alejandra Romero

No obstante, el destino quiso que la trágica noche del 24 de junio de 2000, El Potro viajara en la camioneta junto a Patricia y Ramiro. Su hijo, y la mujer que lo engendró, lo acompañaron en el final.


Una de las últimas imágenes de Rodrigo. Es la noche del 23 de junio de 2000. El vocalista se traslada en su camioneta junto a Patricia Pacheco y su hijo Ramiro. Horas después sería el protagonista del trágico accidente.


Como corolario del deceso, Pacheco hizo de mamá y papá. Y una de las medidas que tomó en la crianza de Ramiro fue alejarlo de los medios de comunicación.

"La prioridad era su infancia; que pueda crecer como un niño, educarse y pasar las etapas. Pensé que lo mejor era resguardarlo y que pueda forjar su propia vida", concluyó Patricia.

Sin embargo, admitió las dificultades de lidiar con noteros y periodistas.

"La prensa es terrible. Yo estaba en la feria y se aparecían los fotógrafos detrás de las palmeras", graficó.


El último 1º de julio, Ramiro Bueno celebró sus 20 años junto a su mamá, Patricia Pacheco. Esta imagen retrata el momento de felicidad. Facebook.


En la actualidad, Ramiro juega en las inferiores de El Porvenir, equipo que se desempeña en la cuarta categoría del fútbol argentino. Y estudia periodismo deportivo. El joven acaba de cumplir 20 años.

"Todas las mañanas se levanta y va a entrenar hasta Lanús. Está chocho. Y estudia periodismo deportivo también. Este año se recibe", comentó su madre. 

Patricia observa que su hijo es casi un adulto. Y que comparte algunos fragmentos de la personalidad de su padre.

"Ramiro es bueno con la gente. Hace vínculos sanos. Tiene la inmensidad que tenía Rodrigo: era amigo de todos y los veía como un igual. No era de esos artistas que se mantienen a resguardo. Al contrario, tenía contacto con todo el mundo, de cualquier clase social", lo describió.

Escuchá la nota completa acá:



La entrevista fue realizada en vivo en la tarde del sábado 24 de junio de 2017.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Archivo del Blog