post top

miércoles, 7 de junio de 2017

"NACHO LLEVABA EL CUARTETO EN EL CORAZÓN"

El año pasado, Matías Gómez, ex integrante de Condena, recordó a su amigo, el vocalista Ignacio Asensio, quien había fallecido de manera inesperada. "Era muy pasional", expresó en conversación con Cumbia de la Pura.





Asensio y Gómez se hicieron amigos en el Instituto San Roque, en el barrio porteño de Villa Ortúzar. Pese a que había tres años de diferencia entre ellos, tenían amigos en común.

"Salíamos los fines de semana y jugábamos al metegol en la esquina del colegio", recordó.

Por esos años, Gómez aprendió a tocar el bajo. Y fue convocado por Asensio para integrar su agrupación: el Cuarteto Condena. Allí comenzó a tocar la tambora.

"Siempre me gustó la música y escuchaba cumbia. Hasta que Nacho me invitó a sumarme a la banda. Ahí me metí de lleno en el cuarteto. Me transmitió el sentimiento", puntualizó.


Un recuerdo del año 2009, cuando Condena actuó en el Paseo La Plaza, en pleno centro porteño, junto a Piolavago. Tanto Matías como Nacho posaron de forma individual para la cámara de Cumbia de la Pura.


Ocurre que el vocalista era un fanático del tunga tunga. Y se sentía identificado con el estilo característico.

"Se enamoró de Cachumba y La Mona Jiménez. Era muy pasional y lo llevaba en el corazón", argumentó Gómez.

En Buenos Aires, el cuarteto no posee la misma cantidad de seguidores que tiene la cumbia. Por eso las bandas porteñas son muy pocas y el circuito es under.

"Siempre fue dura la lucha. Íbamos los dos, mano a mano, a golpear puertas. A ver dónde podíamos tocar, vender entradas o juntar músicos. Nunca fue una tarea fácil", observó el percusionista.

Sin embargo, Gómez y Asensio nunca bajaron los brazos. Y lograron que los reciban en una de las discográficas más importantes de la movida tropical. 

"Así llegamos al contacto con Magenta. Llamábamos todas las semanas; pedíamos una reunión. Fue una lucha ardua. Pero finalmente nos editaron el disco. Estábamos chochos de la vida", valoró.

Se refiere al material que lanzaron en 2010, el cual fue titulado Una cosa de locos. Fue el único disco en la historia de Condena, con todas las canciones compuestas por su vocalista.


La tapa del único disco editado por Ignacio Asensio y Matías Gómez, al frente de Condena. La discográfica Magenta editó Una cosa de locos en 2010.


No obstante, su ambición no finalizó con la edición del trabajo. Sino que buscaron armar su espectáculo en uno de los bailes de la empresa.

"Quisimos actuar en vivo en Fantástico. Y nos dieron el espacio. Fue como tocar el cielo con las manos. Esa noche movimos gente por todos lados. Hasta sacamos un micro desde el barrio. Fue el mejor día de la banda", se entusiasmó.

Más adelante, Gómez renunció a Condena para armar su propio conjunto, La Rockola Group, lo cual significó un cortocircuito con su compañero.   

"Sentía que había cumplido un ciclo. Yo siempre había tenido la espina de hacer una banda de cumbia. Al principio costó asimilarlo. A Nacho le molestó un poco. Pero no fue algo que quebró nuestra amistad. Seguimos la relación", relató.


Algunas imágenes de una fiesta realizada por Cumbia de la Pura en 2011, la cual contó con el show de Condena. Arriba, en el medio, se lo puede a ver a Gómez abrazado a Asensio. Abajo, Nacho hace delirar a su público cuartetero.


En efecto, continuaron jugando al fútbol en el equipo de Villa Ortúzar, donde competían en un torneo de cancha de once. "Nacho jugaba de nueve", resaltó el músico.

El fallecimiento de Asensio se produjo el lunes 6 de junio del año pasado, cuando fue hallado sin vida en su casa, a causa de un paro cardiovascular

El vocalista, que tenía 31 años, había cenado tres días antes junto a sus compañeros de equipo. 

"El viernes anterior fue el último partido y lo ganamos en el último minuto. Estábamos re contentos y dijimos: "Vamos a comer un asado". Nos fuimos a una parrilla a la una de la madrugada. Nacho se retiró goleador y con el equipo en la punta", memoró Gómez.

En su homenaje, los pibes hicieron una bandera con fotos de su amigo y una frase dicha al revés, tal como solía hablar el artista. El trapo reza: "Presiem tojun al cuore", lo que significa Siempre junto al corazón.

Este modo de expresarse, tan característico de Asensio, provocaba las bromas de sus amigos.

"A veces le decía: "Cabezón, hablá bien porque no te entiendo nada". Tenía que descifrarlo", se rió Gómez.


Luego de la muerte de Nacho Asensio, sus amigos hicieron esta bandera con la leyenda: "Presiem tojun al cuore". Un homenaje al particular modo de hablar del cantante.


A los pocos días, sus músicos, junto a los integrantes del grupo La Ku-cha, se reunieron en un local del barrio porteño de Colegiales para brindar un show de despedida. Cumbia de la Pura fue el único medio que se acercó a cubrir el evento, donde acudieron familiares, amigos y fanáticos de Condena.

"Fue muy fuerte. Ya se sentía desde el ensayo. El hecho de que sonara el acordeón y no se escuchara su voz fue un golpe bajísimo. Pero a la vez fue lindo ver a toda la gente que lo quería. Terminaron todos bailando, a pesar de la situación", concluyó.

Antes de morir, Asensio había grabado algunas canciones, las cuales formarían parte de su segundo material. Una de ellas había sido dedicada a Diego Maradona.

"La idea es seguir difundiendo sus temas. Hacer llegar su música a todos lados", sentenció Gómez.

Escuchá la nota completa acá:



La cobertura fue realizada en la noche del lunes 4 de julio de 2016, mientras que la entrevista se desarrolló en la tarde del sábado 9 del mismo mes y año.

1 comentario:

Archivo del Blog