post top

sábado, 24 de diciembre de 2016

"GILDA PEDÍA QUE EL SONIDO SALGA PERFECTO"

Ricardo Fuentes, quien trabajó como plomo junto a la vocalista, recordó el grado de compromiso de la cantante. "Era muy exigente arriba del escenario", confesó en el aire de Cumbia de la Pura, donde además habló de su participación en la película No me arrepiento de este amor.

#GildaLaPelícula



Fuentes comenzó a integrar el staff de Gilda en 1993, luego de su paso por Darío y su Grupo Angora. Un familiar político, el plomo Luis More, fue quien lo convocó a la nueva empresa.

"Yo trabajaba en el Clan Tropical. Y mi cuñado trabajaba con Gilda. Un día me dijo que faltaba gente para laburar. Así que fui a probar. Y justo se había ido el ayudante de sonido. Ahí arranqué", recordó.

El plomo repasó el sistema de trabajo que articulaba el conjunto.

"Cuando teníamos muchos bailes íbamos con dos equipos de sonido, intercalados, de un boliche a otro. Pero tardábamos cinco minutos en armar y desarmar. Por ejemplo, hemos hecho más de 40 bailes en todo el Norte, en un fin de semana, en época de carnavales", detalló.

Y explicó que, más allá del tamaño del boliche, el armado se hacía de la misma manera. 

"El rider podía variar según el escenario. El equipo se bajaba completo. Pero después había que acomodarlo como sea. No se mezquinaba el sonido", observó.


En la película No me arrepiento de este amor, el plomo Ricardo Fuentes volvió a trabajar con sus viejos compañeros del staff de Gilda, como los músicos Manuel Vásquez, Danny De La Cruz y Edwin Manrique.


Ante la consulta de Cumbia de la Pura, sobre algún secreto para trasladar equipos, Fuentes fue contundente.

"La técnica era ponerle ganas. Había que ponerse la camiseta. Con Gilda nunca perdimos un baile: La Flaca tocaba con veinte personas, en el público, o con mil", enfatizó.

Además, recordó a la cantante como estricta y minuciosa. Una mujer que pretendía excelencia en sus espectáculos.

"Gilda pedía que el sonido saliera perfecto, como en el disco. A veces, La Flaca subía al micro después de hacer el show y nos decía: "No me gustó". Nos queríamos matar. Ella era muy exigente arriba del escenario. Había que estar a la altura del trabajo", destacó.

Incluso, el plomo consideró que Gilda era más rigurosa que el tecladista Juan Carlos Giménez, productor musical de la agrupación.

"Si algún músico cometía un error ella se lo reprochaba. Era más exigente que Toti. Él quizás se reía porque muchas veces también la ha pifiado, como todo músico", memoró.

En otro aspecto, Fuentes recordó el siniestro en que falleció la vocalista, del cual se cumplieron 20 años. Él viajaba dentro del mismo colectivo y resultó gravemente herido.

"El accidente fue como nacer de nuevo. Tengo dos fechas de cumpleaños: el 20 de junio, cuando nací; y el 7 de septiembre, el día en que volví a nacer".


Ricardo Fuentes conoció a Natalia Oreiro y la consideró la actriz indicada para interpretar a Gilda en la ficción. "Es igual de sencilla", dijo.


Por último, se refirió a su participación en la película No me arrepiento de este amor, donde actuó de sí mismo. Y valoró el aspecto emocional del largometraje.

"La película tiene distintos tipos de amor. El del marido de Gilda hacia ella. El de ella hacia sus hijos y su madre. Y el que le puso a su ilusión y ganas de crecer", analizó.

Fuentes destacó la elección de la actriz Natalia Oreiro para interpretar a la vocalista en la ficción.

"Cuando la conocí a Natalia, me di cuenta que era la indicada para hacer de Gilda. Me hizo acordar mucho a su forma de ser. A cuando Gilda era Miryam y estábamos en el micro jugando a las cartas o tomando mate. Era igual de sencilla", comparó.

Escuchá la nota completa acá:



La entrevista fue realizada en vivo en la tarde del sábado 22 de octubre de 2016.

6 comentarios:

Archivo del Blog