post top

sábado, 6 de agosto de 2016

"GILDA ES UN REFLEJO PARA NO BAJAR LOS BRAZOS"

Jonathan Rodríguez, vocalista de La Rosa, valoró el esfuerzo que hizo la cantante para construir su carrera. "Ha sido un ejemplo", consideró el artista, quien también participó en la película No me arrepiento de este amor.

#GildaLaPelícula




Cuando la vocalista falleció, en septiembre de 1996, Rodríguez tenía apenas 4 años de edad. Por lo que no pudo apreciar sus canciones en pleno desarrollo.

"No he tenido la oportunidad de disfrutarla como me hubiese gustado. Fue una histórica cantante que ha dejado una huella imborrable en la movida tropical", manifestó.

No obstante, esa diferencia temporal, no le impidió reconocer sus movimientos.

"Si bien era muy chico, admiro profundamente a Miriam, porque ha sido un ejemplo. Se le ha dado el éxito rotundo alrededor de los 30 años. Es un fiel reflejo de que no hay que bajar los brazos", justificó.

El vocalista reparó en los cambios rotundos que Gilda tuvo que efectuar. Se refiere al cambio de su trabajo como maestra jardinera, a los shows en la bailanta.

"Ella tenía su vida hecha y su familia. Pero para la música se nace, no se hace. Hay una llama que te hace tocar un instrumento o cantar. Y cuando vio la mínima posibilidad de surgir con su sueño, lo hizo", opinó Rodríguez.




Incluso se sintió reconocido en la búsqueda que inició la cantante.

"Yo me veo muy identificado, porque sigo mis sueños hace más de 12 años", expresó.

Ocurre que Jonathan se volcó hacia el canto desde niño. Y al comenzar su segunda década, despidió a sus seres queridos y probó suerte en Buenos Aires.

"Dejé a toda mi familia. Y vendí todas mis pertenencias para venir, sin pedirle nada a mis viejos", detalló.

Una decisión que le sirvió para expandirse artísticamente. Pero que también produjo momentos de nostalgia.

"Me he perdido de momentos que no vuelven, como cumpleaños, fiestas, eventos y despedidas. Son cosas que uno pierde al estar en esta carrera", explicó.

Rodríguez se instaló en la zona sur del conurbano bonaerense y halló trabajo como vocalista de Naraná, primero, y El Misil Norteño, después. Hasta que fue convocado por el tecladista y productor, Tony Gariglio, para sumarse a la delantera del grupo La Rosa.

"Siempre soñé con ser reconocido en la movida. Mi sueño es dejar una huella en la historia de la música", deseó.


El vocalista Jonathan Rodríguez, actual cantante de La Rosa, conoció a la actriz Natalia Oreiro durante el rodaje de la película No me arrepiento de este amor. "Fue una emoción terrible", confesó. 


Jonathan es un vocalista que posee el cabello largo, al estilo de la década del ´90. Este aspecto, sumado a su experiencia en el mundo de la bailanta, fue el factor por el que lo convocaron para actuar en la película No me arrepiento de este amor.

"Me llamaron para hacer una pruebita. Fui como guitarrista. Fue muy lindo, una emoción terrible", confesó.

En el largometraje, Rodríguez no personifica a un cantante. Sino a un intérprete que forma parte de una banda, que actúa de soporte en un show de Gilda.

"Es un músico que se la cruza en un baile, en una situación muy especial y particular de la película. Ojalá se me vea al menos un rulo", bromeó Rodríguez.

Sucede que, pese a no ocupar un rol protagónico, el trabajo le generó mucha satisfacción.

"A lo mejor ni aparezco en la película. O solo se vea un perfil de costado. Pero nadie me va a quitar la posibilidad de decir: "Yo estuve ahí, en la filmación", sentenció.

Escuchá la nota completa acá:



La entrevista fue realizada en la tarde del sábado 23 de julio del 2016.

7 comentarios:

Archivo del Blog