post top

lunes, 29 de agosto de 2016

"EL CHOLO PODÍA ATENTAR CONTRA LA VIDA DE GILDA"

Ricardo González fue el encargado de seguridad de la vocalista, quien temía ser atacada por su ex productor, José "Cholo" Olaya, luego de haber roto su relación artística. "Tuvo miedo y contrató un guardaespaldas", contó en conversación con Cumbia de la Pura, donde habló, también, de su participación en la película No me arrepiento de este amor.

#GildaLaPelícula


González era integrante de una fuerza de seguridad y se metió en el mundo de la movida tropical. Había sido contratado para trabajar en LP, un baile ubicado muy cerca de la estación de Carupá, en la zona norte del conurbano bonaerense.

Hasta que un superior le acercó una nueva propuesta laboral.

"Me dijeron que había una persona que tuvo inconvenientes. Y me ofrecieron personalizar la custodia", detalló.

Se trataba de Gilda, que había cortado su relación comercial con El Cholo Olaya, el empresario peruano que produjo su banda, sus discos y también la representaba. Y la ruptura dejó furioso al capitalista, un hombre que despertaba sospechas de origen ilícito.

"A mi no me consta, pero decían que tenía vinculaciones con negocios turbios, como la droga. Eran los trascendidos del momento. Se decía que era un tipo pesado en el ambiente", confesó González.

En consecuencia, Olaya comenzó a intimidar a la vocalista, debido a la ira que le provocó haber perdido a uno de sus artistas.

"Empezó a amenazarla y a llamarla por teléfono a la casa. Le decía que no iba a trabajar más y que la iba a mandar a matar. Y Gilda, que no era una persona del ambiente, tuvo miedo. Entonces, decidió contratar un guardaespaldas", recordó el custodio.

Así se incorporó al conjunto tropical, encargado de velar por la seguridad de la cantante.

"Arranqué un sábado y mi primer baile fue Galáctica, en la rotonda de Llavallol. Después fuimos a Terremoto. Esa fue mi primera experiencia", memoró.


Un recuerdo de la década del ´90, cuando Ricardo González se desempeñaba como custodio personal de Gilda. "La flaca era alta", la recordó. Facebook.


En su debut como guardaespaldas, González vivió su primer episodio. Sin embargo, su historia en Terremoto de Palermo, un boliche que frecuentaba la comunidad boliviana, no incluyó un momento de peligro.

"El baile tenía dos pasarelas a los costados del escenario. Y un muchacho saltó desde ahí. Llegó hasta Gilda, le dio un beso y la saludó. Sin mala intención. Pero era mi primer día de laburo. Me desesperé, lo agarré y le dije: "Si la tirás, te mato". Lo gracioso es que mi actitud dio una buena impresión", contó.

De a poco, González comenzó a aplicar sus conocimientos. Y a controlar los movimientos de ingreso o egreso de los bailes, cuando la vocalista se topaba con sus fans.

"La flaca era alta. Yo tenía la precaución de poner un brazo sobre sus hombros, hacerla agachar un poquito y correr a la gente. Pero sin golpear a nadie", describió.


Ricardo González posó junto a la actriz Natalia Oreiro, personificada como Gilda, en un alto en el rodaje de la película No me arrepiento de este amor.


El guardaespaldas reconoció que portaba un arma por prevención. Pero que el modo de ser de Gilda alejaba cualquier sensación de peligro.

"Yo fui armado siempre, por el miedo de que El Cholo atente contra su vida. Pero ella era un ser especial y tenía carisma con la gente. Inclusive, en esa época, el público no era agresivo con los artistas", consideró.    

González agradeció no haber vivido ningún episodio con tintes mafiosos.

"Gracias a Dios no hubo un auto que nos encerró, un camión o un colectivo", reflexionó.

El trágico accidente en el que Gilda perdió su vida, en 1996, también cerró la historia de González. Sin embargo, no se alejó de la movida tropical. Al poco tiempo se incorporó como custodio de La Nueva Luna, donde trabajó por varios años.


El trailer de No me arrepiento de este amor muestra la histórica escena del show que Gilda brindó en una cárcel. Al fondo, contra la pared, se lo ve a Ricardo González, quien volvió a realizar su trabajo en la ficción.   


En otro aspecto, se refirió a la convocatoria que recibió para actuar, de sí mismo, en la película No me arrepiento de este amor. Una invitación realizada por la directora del largometraje.

"Lorena Muñoz nos tuvo mucha paciencia a nosotros, que no somos actores. Es una persona muy cálida, con un carisma espectacular. Nos ha tratado de la mejor manera", se sinceró. 

Escuchá la nota completa acá:



La entrevista fue realizada en la tarde del sábado 6 de agosto de 2016.

2 comentarios:

Archivo del Blog