post top

miércoles, 20 de julio de 2016

"A GILDA LE GUSTABA LA COMIDA PERUANA"

El timbaletero peruano, Manuel Vázquez, se desempeñó como cocinero antes de trabajar junto a la vocalista. Y le hizo probar los platos típicos de su país, como "la Papa a la Huancaína y el Arroz Chaufa". En una charla con Cumbia de la Pura, el músico repasó su historia y habló de su actuación en la película No me arrepiento de este amor.

#GildaLaPelícula


Manuel llegó a la Argentina con la intención de "trabajar y proyectarse", según lo definió. Y se instaló en el Clan Tropical del empresario peruano José "Cholo" Olaya, donde vivían varios músicos nacidos en su misma nación. La mayoría formaban parte de distintas agrupaciones, como su hermano, el tumbador Oscar Vázquez, quien tocaba en el grupo Karicia.

Pero su viaje no resultó acorde a lo esperado. Y el intérprete se encontró desocupado.  

"Tuve que pagar derecho de piso. Fue duro para mí; caía a los ensayos de los grupos, esperando la oportunidad de estar en alguno. Pero pasaban los meses y se me daba por irme", recordó.

El timbaletero solo podía desempeñarse como músico en esporádicas ocasiones, cuando hacía falta un reemplazo en algun conjunto

"Tapaba los huecos de Aceituna. O cuando faltaba un músico de los grupos que venían de Santa Fe", expresó.  

Entonces, Manuel tuvo que recurrir a otras labores para subsistir. Y halló un salvavidas en la cocina del Clan.

"Todos los músicos tratábamos de sobrevivir. Y como yo no laburaba, me ganaba la comida cocinando para los demás", explicó.


A la izquierda, un joven Manuel Vázquez toca el timbal durante un show televisivo junto a Gilda. "Ella estaba conforme con mi manera de tocar", relató.


Hasta que un día, el timbaletero que trabajaba con Gilda abandonó la agrupación. Y Manuel apareció como su reemplazante. 

"No había quien ocupe ese puesto. Entonces me tomaron una prueba. Ahí se me acercó Gilda y me dijo: "Donde has estado?". Ella estaba conforme con mi manera de tocar. Así fue como ingresé a su banda", relató.

Sin embargo, Manuel no perdió sus dotes culinarios. Y le hizo probar a la vocalista los platos típicos del Perú. La cantante se hizo adepta a los platos criollos. 

"A Gilda le gustaba la comida peruana. Cuando fue a Perú lo primero que pidió, en un restaurante de Miraflores, fue un Lomo Saltado. También le agradaba la Papa a la Huancaína y el Arroz Chaufa", destacó Vázquez.

Su trabajo junto a ella duró hasta 1996, cuando se produjo el fatal accidente en el que la cantante perdió su vida.


La película No me arrepiento de este amor sirvió para que Manuel Vázquez actúe junto a sus amigos Danny De La Cruz y Edwin Manrique. "Ha sido bonito reencontrarnos después de 20 años", destacó.


Por ese motivo, Manuel fue convocado para actuar en la película No me arrepiento de este amor junto a sus compatriotas, los músicos Edwin Manrique y Danny De La Cruz.

"Ha sido bonito reencontrarnos después de 20 años, porque hemos compartido muchas cosas, buenas y malas, en la agrupación", destacó.

El rodaje del film le sirvió al músico para ponerse al día con sus ex compañeros.

"Conversar, dialogar, analizar las cosas, compartir ideas. Y bromear, más que todo. Edwin y Danny son compadres, pero además son los que más joden en el grupo", reveló.

El timbaletero se refirió, también, a su relación con Jordan Otero, quien trabajó en el film como guitarrista. El músico es hijo del fallecido Raúl Larrosa, el tumbador que pereció en el mismo accidente que Gilda.

"A Jordan lo vi cuando tenía un año. Y ahora lo vi hecho un jovencito mayor de edad. Es buen pibe, tranquilo, muy de su casa. Entablamos una amistad muy bonita. Siempre me llama y me dice "Tío", contó.


Los músicos Edwin Manrique y Danny De La Cruz, la directora Lorena Muñoz, el vocalista Sebastián Mendoza, la directora de actores María Laura Berch, el baterista Cristian Bonano, el joven Jordan Otero y Manuel Vázquez posan en medio de un alto en el rodaje.   


La actuación de Manuel provocó la admiración de varios músicos peruanos que residen en Buenos Aires. Como los intérpretes de La Nueva Imagen o Kanela, agrupaciones donde suele trabajar como sesionista. 

"Me han visto en la televisión. Para los chicos de La Nueva Imagen es un orgullo que esté integrando su grupo. El animador me presenta como a un músico de Gilda que va a salir en la película. Eso me avergüenza, no estoy acostumbrado a que me promocionen así", confesó.

Incluso generó las palabras emotivas de su colega, Jaime Sánchez, líder del grupo Kanela.

"Me dijo que, para la colectividad peruana, es un privilegio que tres músicos estén participando en la película de Gilda. Para nosotros es un honor", manifestó.

Por último, agradeció el trato que recibió por parte del staff de la productora Habitación 1520, realizadora del largometraje.

"Se portaron 10 puntos con nosotros. No nos hicieron faltar nada. Fue muy duro cuando terminó todo, porque se extraña bastante", puntualizó.

Escuchá la nota completa acá:



La entrevista fue realizada en la tarde del sábado 9 de julio de 2016.

2 comentarios:

Archivo del Blog