post top

lunes, 26 de octubre de 2015

"EL PÚBLICO NECESITA BUENA MÚSICA"

Leonardo Villalba, vocalista de La Maffia, explicó el motivo principal por el que regresó a la movida tropical. "Es posible transmitir buenas letras, contenido inocente, historias de vida y amor", declaró en conversación con Cumbia de la Pura.





La Maffia había surgido en 1997, cuando lanzó al mercado su disco debut, titulado Para bailar aunque no quieras. En poco tiempo, el conjunto se ganó el reconocimiento del público y editó dos materiales más: Te atrapa (1998) e Intocables (1999).

Sin embargo, pese al éxito, Villalba abandonó la agrupación. Según afirmó, su alejamiento correspondió a una "estafa de dinero".

"Lamentablemente, le habrá pasado a más de un artista. Es moneda corriente. Yo hablé las cosas en reiteradas oportunidades. Y viendo que del otro lado no había voluntad de ser ecuánimes, justos y equitativos, tomé la decisión", dijo.

Se refiere a las charlas que mantuvo con su representante, Oscar Palavecino, más conocido como Palomo. El artista requería un aumento en su sueldo, ya que la demanda del público había acrecentado el caudal de presentaciones. Algo que para el vocalista no se traducía en lo económico. Sin embargo, el empresario, jamás accedió a sus reclamos.

"El productor tiene su parte al vender la banda y representarla. Pero el artista también tiene el derecho de ganar lo que le corresponde. Hubo diferencias de dinero que no se pudieron arreglar. La Maffia estaba muy bien en el momento en que me fui. Me cansé de que no se respetaran mis derechos", manifestó.


El disco debut de La Maffia fue lanzado en 1997, bajo el nombre de Para bailar aunque no quieras. En la portada, arriba, al medio, se lo ve a Leonardo Villalba, muy sonriente con su enterito.


Por entonces, el vocalista compartía la oficina de Palomo Producciones junto a Ráfaga, que contaba con la voz de Ariel Puchetta. Y con Retumbe, la agrupación liderada por Cristian Alvira.

Este último, entrevistado por Cumbia de la Pura el año pasado, había acusado a su representante de haberle cerrado las puertas de la movida tropical para favorecer a su otra producción. "Palomo me hundió", disparó Alvira.

Al respecto, Leonardo Villalba confirmó esta teoría.

"Quizás los chicos de Ráfaga le transmitieron esta idea. Pero desde el punto de vista de los hechos, Palomo priorizó el trabajo con ellos. Sorprendentemente, porque tanto La Maffia como Retumbe éramos números artísticos que funcionaban muy bien. Lamenté muchísimo que Cristian no pudiera desarrollar su carrera por una insensatez", opinó.

Escuchá acá la primera parte de la nota:




En 2000 Villalba se alejó de La Maffia, pero no de la movida tropical. Y desembarcó en el grupo Ottawa, donde grabó un único disco: Conquistando corazones.

Al frente de la nueva agrupación, el cantante no tuvo inconvenientes con sus representantes. "Fue muy buena la relación con los empresarios que manejaron el grupo", contó.

No obstante, el proyecto se estancó debido a algunos errores de gestión. Y por las diferencias en el mercado de la bailanta, que se abrazó con el nuevo estilo villero de entonces.

"Hubo un mal manejo en la difusión, por eso no prosperó. Y además, porque el monopolio le dio prioridad al negocio, antes que a la verdadera esencia de la cumbia. Y empezaron a favorecer a bandas, que desde el punto de vista musical, carecían en grado. Ese favoritismo hizo que Ottawa y tantas otras hayan quedado en el olvido", deslizó.

"La irrupción de la cumbia villera cambió el público, degeneró el género y lo llevó a la decadencia. Se convirtió en una manifestación cultural de mucha bajeza", se descargó Villalba.


Leonardo Villalba se puso al frente del grupo Ottawa y editó un único material, titulado Conquistando corazones, el cual significó su despedida de la movida tropical.


En consecuencia, el entrevistado se alejó de la música y se refugió en la instrucción académica.

"Me aboqué a mis estudios porque consideré que no tenía lugar en esta movida. Me dediqué a estudiar radiología y me recibí. Después, hice el profesorado de Lengua y Literatura. Hace cuatro años que ejerzo la docencia", reveló, orgulloso de su rol educativo.

Pero este 2015 despertó el espíritu artístico en el docente lingüístico. Y Villalba, quien posee el registro de la marca, regresó con Daniel Jáuregui en la guitarra, Damián Harrison en bajo, un teclado a cargo de Marcelo Arancibia, y los hermanos Ariel y Gabriel Chaparro, quienes tocan octapad y timbales, respectivamente.




La agrupación se promociona en la televisión junto a íconos destacados de la década del ´90, como Poca Plata, Los Boy´s y La Cumbia. Y ya ha realizado varias presentaciones en el conurbano bonaerense.

"Teníamos una deuda pendiente con el público que nunca supo qué pasó con La Maffia", enfatizó.

El músico retornó con su agrupación y la intención de difundir buenos valores.

"La cumbia existe. Es un género que no tiene que ser desprestigiado y desvalorizado. Nunca le cantamos a la droga y la delincuencia, porque es muy dañino para la sociedad. Como artistas tenemos una responsabilidad. Y queremos ejercerla", concluyó.

Escuchá la segunda parte de la nota acá:



Leonardo Villalba, vocalista de La Maffia, nunca le cantó a la droga y la delincuencia. Por eso posa con la bandera de Cumbia de la Pura, un programa con buenos valores. 

La entrevista fue realizada en el mes de julio de 2015 y emitida al aire en la noche del sábado 29 de agosto del mismo año.

4 comentarios:

  1. yo no coincido con algunas de sus opiniones,por ejemplo Leo Mattioli,La Nueva Luna se mantuvieron fuerte aun con la difusion de la cumbia villera pienso como Luis Rojas de La Cumbia despues el tema de la calidad musical Pablo Lescano es valorado por artistas como Vicentico,Calamaro despues Yerba brava y Guachin cantaban sobre la vida del pobre, en lo que si tiene razon es en el tema de la delincuencia y la droga que es dañino para la sociedad

    ResponderEliminar

Archivo del Blog