post top

martes, 28 de octubre de 2014

"LLEGUÉ AL CUARTETO BUSCANDO EL AMOR DE MI VIEJO"

Carli Jiménez, hijo de La Mona, explicó que se volcó al tunga tunga para recuperar la relación con su padre. "Volví a buscar la música para comunicarnos", confesó el artista de Córdoba, quien se transformó en solista el año pasado.





Sucede que, desde niño, el músico tuvo que lidiar con el éxito y la popularidad de su papá. La fama de Juan Carlos Jiménez Rufino fue una constante en su vida.

"Imaginate que nací y mi viejo era La Mona Jiménez: actuaba de lunes a lunes, dormía de día y cantaba de noche. Entonces, la manera de interactuar y pasar tiempo con él, fue a través de la música. Tenía su cable a tierra con nosotros; en los tiempos libres hacíamos temas de Los Beatles y Los Rolling Stones", recordó.

Quizás motivado por esas canciones, fue que Carli armó una banda de rock en su adolescencia. Y se fue a vivir a Buenos Aires, donde residió unos 10 años. 

"En un momento me di cuenta que estaba muy lejos de mi familia y decidí volver a Córdoba. Pasé tiempo con mi mamá y mis hermanas, pero otra vez era la misma historia con mi papá. No lo veía nunca. Entonces, empecé a ir con él a los bailes, a reemplazar a algún corista y hacerle el aguante. Llegué al cuarteto buscando el amor de mi viejo", expresó.

El vocalista se sumó al staff de su padre en tareas de asistencia. Hasta que se animó al canto y se transformó en la banda soporte de sus espectáculos.


El último 15 de octubre, Carli Jiménez fue la banda soporte de su padre, en el show realizado en el estadio Luna Park, en Buenos Aires.


Su introducción en el tunga tunga provocó que se metiera en el estudio de grabación y editara algunos discos. Junto a los trabajos de La Mona, Sigue a full (2010) y Un loco bohemio de la noche (2011), fueron lanzadas sus creaciones.

Hasta que en 2013, Carli lanzó su primer disco como solista, titulado Ejército de Chicos. Se trató de una producción independiente con letras crudas y denuncias sociales. Entre ellas figura El merodeador, una canción en contra del Código de Faltas, la ley de la provincia de Córdoba que permite la detención arbitraria de las personas.  

"Había un montón de situaciones en el baile que no me gustaban, con respecto a la policía. Una razzia muy fuerte y una actitud dictadora. Veía quilombos, chicos que salían sangrando, otros que iban presos. A partir de eso, me di cuenta que tenía una herramienta más fuerte para comunicar y manifestarme, que enfrentarme con un oficial. Y ahí escribí la canción", contó.


Tumbando rejas es el segundo disco independiente de Carli Jiménez, con letras crudas y denuncias sociales.


Su crecimiento como artista de cuarteto generó un público propio. Y Carli editó su segundo disco: Tumbando rejas. Estos acontecimientos produjeron que se separara de su papá, la persona por la que había llegado al tunga tunga.

"Mi viejo es un tren que va a mil por hora y no podés hacer un laburo paralelo, te absorbe la energía. Me di cuenta que quería dedicarme a esta revolución de sentimientos y que no podía llevarla a cabo. Así que en marzo de este año le pedí permiso. Fue una charla emotiva, donde le comuniqué que quería tocar y encontrarme con un montón de gente en todo el país", se sinceró.

Por último, se refirió a las ganas de grabar una canción junto a su hermana, Lorena, quien desde el año pasado, posee su propia banda de cuarteto característico. En conversación con Cumbia de la Pura, ella había negado la posibilidad de un registro conjunto.

Carli desconocía sus declaraciones y se enteró en medio de la entrevista.

"Voy a intentar convencerla. Ahora que se abrió con vos y entiendo el porqué, ya sé por donde encararla. Me viene dando mil vueltas", reveló.

Escuchá la nota completa acá:



Carli Jiménez denuncia los abusos de autoridad de la policía a través de sus canciones, por eso posa con la bandera de Cumbia de la Pura, un programa que no se pone la gorra.


La entrevista fue realizada en vivo en la noche del sábado 4 de octubre de 2014.

6 comentarios:

Archivo del Blog