post top

martes, 24 de junio de 2014

"NO PODIAMOS TOCAR EN CAPITAL NI EL GRAN BUENOS AIRES"

Claudio Chirino, vocalista de Karakol, recordó que muchos boliches se negaron a contratarlos, debido al conflicto con su representante, José "Cholo" Olaya. "Nos cerraron muchísimas puertas", declaró el artista, de visita en el estudio de Cumbia de la Pura.




Sucede que en 1995, los músicos de Karicia abandonaron la agrupación, propiedad del peruano Olaya. Y formaron su propio conjunto, Karakol, con la intención de trabajar de manera independiente. Eso provocó la furia del empresario, quien desató una serie de atentados y extorsiones contra sus ex empleados.

Entre ellos, el vocalista Carlos Chávez Navarrete, quien estaba enfrentado por motivos personales y económicos con El Cholo, recibió 8 balazos. Aunque logró sobrevivir luego de dos operaciones y varios meses de internación. Mientras que su primo, el timbaletero Esteban "Memín" Pozú, recibió dos impactos: uno en el dedo del pie y otro en una pierna.

Pero además, Olaya, dueño de un monopolio en la movida tropical, amenazó a los dueños de los bailes. Les advirtió que, si contrataban a Karakol, no les vendería ningún otro número artístico.

"Yo mucho no entendía, no conocía las internas. Pero no podíamos tocar en Capital ni en el Gran Buenos Aires. Tuvimos que salir a las provincias", recordó Chirino, quien ingresó a la banda en 1997.


El Rey del Timbal es El Negro Memín, quien figura en el centro, con su corona y su cetro. Pero también el disco que lanzó Leader Music en 1998 y contó con la voz de Claudio Chirino.


En ese entonces, Chávez había sido asesinado por una patota financiada por Olaya, según determinó la Justicia en sus investigaciones. En consecuencia, Karakol contrató al cantante José Luis "Riñón" Calderón, para que se haga cargo del protagonismo.

Pero también se sumó Chirino a la banda, con la idea de secundar al nuevo vocalista. Y por asuntos ajenos al arte, se transformó en la única voz.

"La idea era que cante los temas que había grabado Chávez, y Calderón los suyos, que eran cinco. Pero por problemas con la compañía, quedé solo y me largaron a la cancha", memoró. 

Claudio le puso su acento al cuarto disco, editado a través de Leader Music y titulado El rey del timbal. Así es como se lo conoce a Pozú, el percusionista peruano, quien continúa como líder de la agrupación.




Según Emiliano "Chespirito" Aranda, actual guitarrista de Karakol, a Memín lo eligió la gente "por su manera de tocar".





"En Argentina la cumbia se tocaba mal. Había una base de timbales, nada más. Y él trajo los redoblantes y la batería electrónica. Los músicos peruanos modificaron el sistema", aseguró.

Pero además, el violero se encargó de exaltar la figura del músico afro y valoró sus sentimientos hacia la cultura.

"Memín toca con el corazón, mientras muchos solo lo hacen por plata. Nació para esto, cada músico tiene su destino. Y es el mejor del timbal", consideró.

Por último, los artistas se animaron a hacer un mini show acústico. En su visita a Cumbia de la Pura, Chirino y Aranda, entonaron canciones como Amor incomparable y Si quieres, entre otras.

Escuchá la nota completa y el repertorio acá:




Claudio Chirino y Emiliano Aranda defienden los sonidos de la percusión peruana. Por eso posan con la bandera de Cumbia de la Pura, un programa con buena acústica.

La entrevista fue emitida al aire en la noche del sábado 21 de junio de 2014.

4 comentarios:

Archivo del Blog